Reflexiones

La vida es triste Venancio

By
on
13 diciembre, 2012

¿Pero qué se le va a hacer? dice Tito Fernández en su canción… Y vaya que tenía razón.

Es triste porque a veces no importa qué tanto uno se esfuerce, cuánto uno de, sencillamente termina siendo considerado la peor escoria de la vida… Y lo triste acá no es ser basureado, lo triste es darse cuenta de que eras valorado por lo que podías dar, por los caprichos que podías cumplir y que todo ese discurso sobre el respeto se olvida súbitamente si dejas de cumplir el capricho. Lo triste es darse cuenta de que tan cerca había personas que sólo se preocupan por la apariencia y que te muestran una cara falsa de la realidad y que aún en sus peores momentos son capaces de gritar al mundo mensajes de optimismo y bondad cuando por detrás te sacan la madre.

Hoy estoy triste y no pretendo ocultarlo, sufro la profunda decepción de personas que aprecié y que amé, decepción que se hace extensiva a toda la humanidad pues sé que esas conductas son comunes. El mundo es demasiado egocéntrico, es incapaz de analizar sus propias faltas, es incapaz de una mirada crítica y peor aún, la gente acostumbra a hacer juicios categóricos y vehementes sin tener idea de qué habla.

Pero esto último me deja una lección, pues el torpe actuar de quienes sólo buscan el camino fácil en la vida ha puesto punto final a mi autocrítica y a mis cuestionamientos. El sufrimiento tiene un límite y para pelear se necesitan dos, esto se termina aquí y ahora.

Tengo el control de mi vida y lo usaré para entregar lo mejor de mí a quienes estén dispuestos a valorarlo de forma realmente desinteresada. Mi mano me recordará un par de días los golpes que di a la pared, pero a contar de esta misma noche dormiré tranquilo, con la conciencia limpia de haber hecho todo en consecuencia y con la serenidad de que el infierno en que se envuelvan otras personas no es mi responsabilidad, nunca lo fue.

Sí, la vida es triste, muy triste a veces, pero el sufrimiento es siempre responsabilidad de uno mismo pues cada quien decide qué hacer con lo que le pasa en la vida.

Yo decidí escribir este post, tomar un vaso de coca-cola y ponerme a trabajar.

TAGS
RELATED POSTS
2 Comments
  1. Responder

    Waldylei

    28 diciembre, 2012

    A veces las cosas no son lo que parecen ser.
    A veces creemos tener cosas muy claras de frente,
    creemos estar ante la verdad, esa que decepciona,
    pero que sólo es el objeto creado por causa de la afectación,
    afectación de ambos lados.
    Muchas veces la manera de cómo nos afecta algo
    viene dada por cómo vemos ese algo,
    más allá de lo que realmente es.
    Es por eso que es mejor calmarse y luego expresarse sin afectación,
    eso da la posibilidad de ver las cosas más objetivamente
    y no caer en el error de sacar conclusiones apresuradas,
    pues suponer no es lo mismo que saber,
    aunque uno crea que sabe cuando supone.
    Sí, concuerdo con la canción, la vida es triste,
    pero es triste porque hay cosas que no se entienden.
    A veces creemos ser objeto de una injusticia,
    creemos que nos hemos esforzado demasiado y que todo ha sido en vano,
    es cuando vamos en contra de la persona de la cual sentimos un trato injusto,
    y el detalle está cuando se prolonga el problema,
    se prolonga la afectación
    y llega el punto en que ni siquiera se quiere escuchar a la otra parte,
    o tal vez no hubo la comunicación necesaria
    y todo provocó un gran mal entendido
    que se fue enredando y enredando como tela de araña.
    Sólo pienso que a veces las cosas no son lo que parecen ser, creo que es mi conclusión.
    Disculpa que me haya entrometido en tu publicación Rodrigo, la verdad llegué aquí por casualidad. De cualquier manera, espero que ya estés mejor.

    Un gran saludo para ti.

  2. Responder

    Curt Obrien

    7 junio, 2013

    Es muy triste darse cuenta que a personas a las que abriste tu corazón solo se preocupan por recibir…pero de eso se trata aprender.

LEAVE A COMMENT