By
on
8 marzo, 2014

Hoy en un mundo tan lleno de ruido, tan lleno de superlativos, donde nada tiene matices… ¿Cómo hacer?

Hay noches de vacío, profundo vacío… Esas noches pasan una tras otra, con diferentes matices pero el vacío queda intacto. A veces hay algunos atisbos de luz, chispazos que disipan las nubes que rápidamente vuelven a cubrir el cielo. A veces simplemente hay alguna distracción, algún programa de TV, alguna página con imágenes tontas o un vistazo al gran templo de la copucha, funcionan como sedantes que desvían la atención de las nubes siempre presentes.

¿Cómo dejar de sentirse solo rodeado de gente que hace su vida allá, en otra parte? En realidad la mayor parte de la gente no importa mucho, pero siempre están aquellos pocos que aprecias de verdad y te importan, con quienes te gustaría compartir. Son primos, amigos de la universidad, de la vida o incluso alguien que te gusta, personas que te gustaría que fueran conscientes de la importancia que tienen para ti… Pero comunicarse no siempre es fácil.

Ese mundo de las comunicaciones, las benditas comunicaciones… Donde todo se muestra realzado, donde todas son las más grandes tragedias o las más grandes alegrías. Ese mundo que no sabe de términos medios, en el que un click en la foto de la niña que te gusta vale lo mismo que un click en la foto del almuerzo del gato del vecino. Ese mundo en el que o haces escándalo o callas… Pues yo siempre he preferido callar y quizás ese es mi mayor problema.

¿Cómo expresar lo sensible que uno es sin matices? ¿Cómo expresar alguna cosa si sólo puedo callar?… ¿Por qué callar? bueno, cuando no pasa nada no hay nada que decir, cuando puedo hablar no es importante y cuando es importante colapso y me quedo mudo. ¿Muy tímido? puede ser, pero el hecho es que cuando algo me emociona soy incapaz de hablar, mi cerebro se bloquea y así es como soy capaz de decir incoherencias cuando me siento afectado por la alegría de ver a un amigo en un momento importante de su vida y tengo que felicitarle… Y no es simplemente un tema de nerviosismo, es una cuestión fisiológica, por algo jamás grité en una montaña rusa, por algo me atoro cada vez que voy a decir algo que me produce una emoción intensa.

¿Cómo lograr entonces que alguien me conozca de verdad si ni siquiera puedo expresarme emocionalmente? Personalmente me trabo y a través de los medios de comunicación detesto exponerme en público… Quizás diría que le tengo miedo, que tengo miedo a ser juzgado o malinterpretado por alguna descabellada razón. Tengo ese maldito problema que no sé si es extremo egocentrismo o pésima autoestima, pero que me pone a pensar en lo que otros pensarán de mis acciones y condiciona mi conducta… Como si fuera tan importante lo que haga o diga; o como si no importara lo que yo quiera sino que lo que los demás quieren.

Sí, no me siento bien ahora. Si me conoce y por alguna razón le importa no se preocupe, este es mi estado habitual así que esto no es un desahogo sino que más bien un ejercicio para salir de mi silenciosa zona de confort en un intento por crecer un poco, pues no podré zafarme de esta sensación de soledad si no aprendo mi lección, sea cual sea.

Es más, si me conoce y ha llegado hasta aquí leyendo muy probablemente es de aquellas personas que aprecio, que le tengo cariño y que me importa, pero seguramente he sido incapaz de hacerlo presente como debería sencillamente porque las palabras no me salen… Lo triste es que seguro habrá varias personas que nunca leerán estas palabras a pesar de que también me importan, pues ni se lo imaginan.

En fin, este fue mi pequeño escándalo, supongo que tenía que intentarlo alguna vez.

TAGS
RELATED POSTS
4 Comments
  1. Responder

    codigove

    4 mayo, 2014

    A veces las palabra sobran para algunos, a otros las palabras les hace falta. Lo cierto es que hay cosas que se pueden expresar en letras, otras que son necesarias decirlas con la voz y otras que no es necesario decirlas ni escribirlas… el gran detalle es tener la sabiduría necesaria para reconocer la diferencia.

  2. Responder

    RoMaNo

    4 mayo, 2014

    He allí el gran truco: tener la sabiduría para reconocer el momento y la manera de expresarse.

    Por eso hay que seguir viviendo cada experiencia con los ojos abiertos para acercarnos cada vez más a esa sabiduría. Todos estamos en ese camino.

    Que estés bien 🙂

    Saludos!!

  3. Responder

    codigove

    14 mayo, 2014

    Un último comentario (el anterior quedó en “moderación” porque puse enlaces xD!)

    Hay muchas cosas que uno no entiende, y otras que ve más graves de lo que realmente son. El problema es que a veces deben pasar años antes de poder ver claramente algo, algo que en el fondo es sencillo pero por nuestro condicionamiento, lo que hemos aprendido del entorno, nos parece más complejo de abordar o nos afecta muchísimo más de lo que debería ser.
    Sé que lo sabes, racionalmente, pero repetiré que es absurdo para cualquier persona comportarse de una o cual manera pensando que “eso es lo que ellos esperan de mí”.
    Después de que me tocara ver morir a mi abuela, después de ver su última respiración y sentir la frustración de no poder hacer algo para “traerla de nuevo”, entendí que la vida es realmente corta. La vida es demasiado corta para “ser otra persona”, para no ser uno mismo. The life is really too short, too short. Nadie en el mundo, absolutamente nadie merece la pena de tratar de ser alguien que no eres tan sólo por agradarle. De la misma manera, nadie en el mundo merece que un día le digas: “no soy lo que creías que era, o lo que construimos” porque es demasiado cruel, y porque en el fondo no podemos culpar a otros de decisiones tan nuestras como ser o no ser lo que uno es. Y si esto es cierto, ni siquiera podemos culpar a los demás por juzgarnos, porque ¿quieres saber la verdad? Eso no importa, no importa lo que los demás puedan pensar o decir, porque de cualquier manera lo que sea que vayan a pensar lo van hacer igual.
    La vida es muy corta para callar lo que uno quiere decir, para no hacer lo que uno quiere hacer o no pensar lo que uno quiere pensar. Mientras se mantenga el respeto y la consideración por las otras personas, entonces está bien vivir de la forma que uno quiere vivir. Nadie va vivir por uno, nadie va sufrir por uno porque nadie está en nuestros zapatos, es así de simple y uno tarda tanto en darse cuenta.
    Respecto a las distintas formas de comunicación. ¿Sabías que todos tenemos problemas para comunicarnos? ¿Sabías que cada uno llega a tener su propio lenguaje? Así que no te sientas solo, todos estamos en el mismo barco. Y hay tantos matices de este tema que, en lo que respecta al amor, también hay varios lenguajes y variantes o dialectos, así lo propone Gary Chapman en su libro “Los cinco lenguajes del amor” que, apesar de que principalmente habla de la relación de cónyuges, menciona una experiencia con su hija donde él “aprendió” el lenguaje de ella. En el fondo, y yo concuerdo con Chapman, es como cuando tenemos un idioma materno pero tenemos que aprender otro secundario para poder comunicarnos con ciertas personas. Sí, no va ser nunca como el idioma principal donde se tiene más libertad, pero aprender un idioma secundario igual representa un beneficio de comunicación. En sí, se trata de tomar la opción de acercarse más a las personas o acercarlas a lo que yo soy, sin dejar de ser yo mismo. Si bien el ejemplo de Chapman se sale totalmente de lo que expone el post, creo que igual resulta complementario. ¿cachai?
    Creo que ya escribí mucho por estos lares, y no estoy del todo segura de que sí se entiende mi mensaje pero es lo que hay.
    Goodbye!

  4. Responder

    RoMaNo

    14 mayo, 2014

    Dado que el sentido del mensaje siempre dependerá de los referentes de quien recibe los símbolos, nunca sabremos si se entiende del todo. De todos modos ten la seguridad de que al menos en mi caso nunca serán palabras descartadas y bueno creo que lo sabes.

    Es cierto, la visión objetiva de todo esto es bastante sencilla y se transmite repetitivamente en distintas formas. También es cierto que interiorizar y hacer propias ideas que en cierta forma condicionan las emociones es algo bastante difícil porque sencillamente la emocionalidad no es manipulable a voluntad por la mente racional (al menos en gente normal).

    Sin embargo, la emocionalidad sí puede crecer en su “inteligencia” a través de otros estimulos emocionales adecuadamente encausados e interpretados. No se trata de ser fríos y calculadores, sino de buscar mirar en perspectiva las cosas y crear estrategias para lograr lo que se desea.

    En este caso el desarrollo de esa comunicación más emocional y humanamente cercana a través de detalles, salirse de la zona de confort una y otra vez en busca de hacerse conciente de que en realidad no es tan grave, no es tan serio y que se puede ser mucho más liviano sin perder identidad.

    Gracias por tu mensaje, Bye!!!

LEAVE A COMMENT